Aquella otra vida

Hoy he soñado con Silvia Abril, a saber porqué con ella. Lo curioso es que íbamos juntas a hacernos un tratamiento facial a base de cremitas y masajes. Nos costaba 53€ (exactos, además) y en teoría rejuvenecíamos 5 años. Al salir nos mirábamos y yo le decía “pues no se te nota nada, hija” y ella contestaba “pues a ti tampoco” y nos echábamos a reír como dos bobas en mitad de la calle. Una calle y unas risas sin mascarillas ni virus, ni miedo, libres, como en aquella otra vida. Qué cosas, no?

2 respuestas a “Aquella otra vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s